Hay cosas que solo pasan en el Congreso, el templo de la democracia.

El próximo 20 de junio, la bancada del Partido de la U elegirá a su candidato a la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes, cargo que le corresponde a ese partido. La saliente directora administrativa, Carolina Carrillo, quien ha logrado reelegirse en el cargo en cuatro oportunidades, aspira a ser incluida en la terna para la Defensoría del Pueblo y se retira. Todo se ve muy normal hasta aquí. Sin embargo, hay una situación que tiene muy molestos a representantes de la U porque la doctora Carrillo anda buscando apoyo para que su prima Laura Dallos Carrillo, quien labora como asesora también en la Cámara, sea elegida como su sucesora en la Dirección Administrativa.

¿Saben cuál es el presupuesto anual de la Dirección Administrativa de la Cámara? Setenta mil millones de pesos. ¿Alguna otra explicación sobre la jugadita?