En las últimas horas el CTI de la Fiscalía, en compañía del Ejército, allanaron la casa en donde, al parecer, residían los presuntos asesinos de los dos jóvenes asesinados en los últimos días en la ciudad.

Según la Policía de Barranquilla, dos sujetos fueron asesinados al interior de un vehículo por dos presuntos estudiantes universitarios. Los hombres fueron capturados en una persecución policial mientras huían, luego de querer deshacerse de los cuerpos sin vida que arrojaron en un arroyo.

“Estaban siendo objeto de una estafa o un hurto por parte de las personas que perdieron la vida, pero esto no es motivo para tomar la justicia por sus propias manos. Ellos debieron denunciar a las autoridades”, indicó el coronel Yesid Peña, comandante operativo de la Policía de Barranquilla.

Las autoridades aseguraron que en este homicidio existía un negocio ilícito de venta de vehículos y estafa con billetes falsos. En el carro en donde estaban los cuerpos sin vida de los hombres nacidos en Montería, la Policía encontró la máquina para la fabricación de billetes falsos.

Los imputados identificados como Arley Riquett y Joan Severiche no se allanaron a los cargos por el delito de homicidio agravado en calidad de coautor.