El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, está en autoaislamiento después de que su esposa, Sophie Grégoire Trudeau, desarrollara en las últimas horas síntomas de un resfriado tras regresar de una viaje al Reino Unido.

El matrimonio se encuentra recluido en su domicilio mientras espera los resultados para determinar si ella ha contraído COVID-19.

La Oficina del Primer Ministro señaló en un comunicado que Trudeau no presenta en estos momentos síntomas.

«La recomendación médica es que el primer ministro continúe sus actividades diarias mientras vigila su situación dado que no está mostrando síntomas. Sin embargo, por precaución el primer ministro ha optado por autoaislarse y trabajar desde su domicilio hasta recibir los resultados de Sophie», explicó la oficina de Trudeau.

«El primer ministro pasará el día departiendo, con conversaciones telefónicas y reuniones virtuales desde su hogar, incluidas conversaciones con otros líderes mundiales y participando en una discusión especial del comité ministerial sobre COVID-19», añadió la nota.

Debido a esta situación, Trudeau ha cancelado la reunión de emergencia que tenía previsto celebrar hoy con los jefes de Gobierno de las provincias del país y los líderes indígenas, con quienes iba a analizar la propagación de COVID-19.

La ministra de Sanidad de Canadá, Patty Hadju, declaró el miércoles que las autoridades canadienses prevén que entre el 30 y el 70 % de la población contraerá el nuevo coronavirus.

Publicidad

La noticia del aislamiento del primer ministro y su esposa se produce horas después de que Estados Unidos prohibiese durante 30 días los vuelos procedentes de Europa.

Paradójicamente, el presidente estadounidense, Donald Trump, exceptuó de la prohibición al Reino Unido, el país donde potencialmente Grégoire habría contraído COVID-19.

Hasta el momento, una persona ha muerto en Canadá a consecuencia de la infección del nuevo coronavirus y unas 80 han contraído la enfermedad, incluido un niño en la ciudad de Calgary, en el oeste del país.