El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, intervendrá la compañía estadounidense Kellogg’s, quién ante la crisis económica que vive el país, anunció irse de Venezuela, definitivamente.

Durante un acto de campaña, el mandatario ordenó a la Interpol, la captura de los directivos de la empresa.

El cese de las operaciones tomó por sorpresa a los trabajadores y un grupo de ellos permanecieron a las afueras de la planta en Maracay, para poder ingresar. 

Kellogg’s se une a las compañía como Clorox, Kimberly Clark y General Motors que en los últimos años también han abandonado el país.