Tras el explosivo artículo anónimo publicado por el diario, The New York Times, que ha creado una tormenta política en Estados Unidos y que revela la existencia de una “resistencia interna” en la administración de Donald Trump, la Casa Blanca se ha puesto en la tarea de identificar al responsable, mientras varios altos funcionarios, como el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han salido públicamente a decir que no son los autores.

La portavoz de la residencia presidencial, Sarah Sanders, calificó el anonimato como una obsesión salvaje de los medios de manchar la reputación de miles de funcionarios que sirven con orgullo al país. 

«Paren. Si quieren saber quién es este cobarde perdedor, llamen al despacho de opinión del fracasado New York Times. Ellos son los únicos cómplices de este acto fraudulento. Nosotros estamos unidos y apoyamos completamente a nuestro presidente», dijo Sanders.

Mientras tanto en redes sociales la palabra “Lodestar”, incluida el artículo anónimo es tendencia, pues un productor de audio lanzó una serie de trinos explicando que Mike Pence podría ser un sospechoso al haber usado este término en discursos anteriores.