La Casa Blanca insistió este lunes en su petición de que el Congreso de EE. UU. apruebe nuevas regulaciones que obliguen a redes sociales sobre Twitter a rendir cuentas por “los daños que causan”.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se pronunció así poco después de que Twitter anunciara que aceptó la oferta de compra del empresario estadounidense Elon Musk por unos 44.000 millones de dólares, y que dejará de cotizar en bolsa.

En contexto: Twitter confirma su venta a Elon Musk por USD 44.000 millones

Psaki no quiso valorar la “transacción específica” entre Musk y Twitter, pero dijo que sea quien sea el propietario de esa empresa, el presidente estadounidense, Joe Biden, lleva “mucho tiempo preocupado por el poder de las grandes plataformas de redes sociales”.

El presidente “apoya rotundamente que se aprueben reformas fundamentales para lograr ese objetivo”, incluidas reformas antitrust que “requieran más transparencia” en este tipo de fusiones o adquisiciones, continuó Psaki.

Musk ha sido muy crítico con la red social y ha puesto en duda que sus normas se adhirieran “rigurosamente” al principio de la libertad de expresión.

Le puede interesar: Apareció estudiante de la Javeriana, Juan Andrés López

Sus críticas han despertado muchos recelos, incluso entre los mismos empleados de Twitter, preocupados por la posibilidad de que Musk pueda ejercer un poder excesivo en la empresa para cambiar sus normas éticas de publicación.

Esas normas han llevado a la suspensión de cuentas de figuras de ultraderecha, incluido el expresidente de EE. UU., Donald Trump (2017-2021), vetado de Twitter desde enero de 2021 después de que la empresa concluyera que sus mensajes instigaron el asalto al Capitolio.