El lío de la firma de abogados Brigard y Urrutia por su asesoría a Riopaila, se suma lo que sería su aporte a la fundación del candidato y a la campaña de Juan Manuel Santos, representado en una casa, que terminó siendo sede de una entidad oficial.