La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos anunció que comenzará a contar la quema de madera como una emisión de carbono neutro. Es decir, como una energía renovable similar a la solar o eólica.

El anuncio de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, EPA, ha generado controversia pues da ventajas a la industria forestal, debido a que sostiene que la quema de madera y otros residuos biodegradables procedentes de vegetación boscosa, conocida como biomasa forestal, es considerada como emisión de carbono neutro.

Esto implica, según la EPA que los bosques gestionados mejoran la calidad del aire y del agua, a la vez que crean empleos. En resumen, que no hacen daño al medioambiente.

Pero mientras algunos argumentan que el uso de biomasa como combustible pasa la prueba de emisiones, otros alertan que se exacerbará el cambio climático debido a que aunque la quema de madera libera inmediatamente carbono, se necesitan muchas décadas para que un árbol de reemplazo absorba la misma cantidad de carbono, y mientras tanto, seguirá en la atmósfera, impulsando el cambio climático.