La estación Toberín, del Transmilenio de Bogotá, que estuvo cerrada durante dos años, reabrió hoy sus puertas, con mayor capacidad para pasajeros y buses. Pero de las suyas desaparecen dos rutas.