Las constantes críticas del presidente Donald Trump no lograron detener a la Reserva Federal, que al término de su última reunión de política monetaria subió por cuarta vez en 2018 los tipos de interés en 25 puntos básicos hasta 2,50 % pese a la presión del mandatario, quien considera que el aumento representa una amenaza para la aceleración de la economía estadounidense.

El comité moderó el tono de sus expectativas respecto a los movimientos futuros de la tasa de interés y recortó el número de incrementos para el próximo año de tres a dos alzas.

La Fed señaló que su ciclo de endurecimiento monetario estaba llegando a su fin en momentos de volatilidad en los mercados financieros y desaceleración de la economía mundial.

La entidad dirigida por Jerome Powell, busca con estos ajustes graduales lograr una posición neutral frente a los intereses, que tras la crisis financiera del 2008 llegaron a estar en el cero por ciento.