Como si este año la Iglesia Católica en Estados Unidos no hubiese tenido suficientes escándalos de abuso sexual a menores por parte de sus miembros, la fiscal del estado de Illinois, Lisa Madigan, publicó un nuevo informe en el que asegura que las seis diócesis ocultaron al menos 500 de estos casos.

La fiscal reveló que la Iglesia publicó una lista con solo 185 curas acusados, pues eran los considerados creíbles. Asimismo fue clara al agregar que muchas denuncias, que han sido presentadas desde el año 2006, no han sido investigadas adecuadamente.

Tras la investigación, la fiscalía concluye que la Iglesia no puede controlase a sí misma, ni prevenir los comportamientos inapropiados que involucran a los sacerdotes.