La lenta historia de amor de dos tortugas, que inició en el encierro del refugio de fauna silvestre de Bogotá, tendrá un final feliz en la selva. Como el que menos corre vuela, tomaron un avión de regreso al Amazonas.