Un reto de jóvenes se convirtió en una posibilidad para que las ciudades recuperen su urbanidad y las comunidades construyan sus valores. Así ocurrió en Santa Rosa de Cabal.