Aunque el corazón es un órgano, María Mulata y un grupo de músicos lo considera un instrumento de percusión. Con él se hacen melodías para superar la angustia de una hospitalización.

“Canta” es una canción de María Mulata que sale del corazón de los niños de la Fundación Cardio Infantil. El órgano y sus latidos hacen el ritmo musical.

María Mulata dice que la intención de este proyecto es “plasmar un ritmo que tuviera estos sonidos que fueron grabados en la UCI, que fueron grabados en las habitaciones de los niños con un eco, ese fluir de la sangre”.

Con una muestra musical se mostró el resultado de las cinco semanas de talleres. Los niños encontraron una terapia a través de la música. Esto ayuda a disminuir el estrés hospitalario y acelera la recuperación.

María Paula Céspedes, pedagogía hospitalaria de la Fundación Cardio Infantil dijo que “desde ahí (los niños) recuperan sus ganas de seguir viviendo”.

A través de la canción de los Sonidos del corazón los niños quieren que todos se sanen con este latido de vida.

Noticias UNO