La menor de todos los nobeles de Paz, la afgana Malala Yousafzai regresó a la escuela en la que casi pierde la vida, dispuesta a reiniciar su lucha por la educación de las mujeres en su país pues más de la mitad no saben leer ni escribir.

Después de sobrevivir al atentado de los talibanes en el año 2012 en que recibió un disparo en la cabeza cuando salía de su salón de clase, por defender la educación femenina,  la premio nobel de paz en 2014, Malala Yousafzai regresó al valle de Swat en Pakistán, su tierra natal. Pese a las amenazas de muerte de los Talibanes ella quiso regresar a la tierra que la vio nacer y lo hizo bajo estrictas medidas de seguridad.

Para Malala estar en su país y con su gente es un sueño de libertad para llevar el mensaje de la educación para las niñas.

Después de cinco años llega de nuevo a Pakistán, ahora convertida en una voz mundialmente conocida por su trabajo y defensa de la educación de las niñas. Ella llegó acompañada de su familia.

Este viaje sorpresa durará unos cuatro días, su agenda se mantiene en secreto por razones de seguridad. Swat significa mucho para Malala porque allí fue donde nació, se formó e inició su lucha por la educación en las niñas, en un país donde estudiar es prohibido, por lo cual la mitad de las mujeres son analfabetas.

Ella llega para extender su trabajo en educación y destinar fondos para

Gracias por elegir la independencia.

Recuerde que puede ver Noticias UNO los sábados, domingos y festivos a las 8:00 p.m. por el Canal 1programa ganador de nueve premios India Catalina.

El noticiero es dirigido por Cecilia Orozco y presentado por Mábel LaraGermán Arango y Cristina Hurtado.

Lea aquí más informes de Noticias UNO