Un nuevo informe de la ONU destaca que el número de personas con hambre en Latinoamérica y el Caribe aumentó de 38,9 millones en 2016 a 39,3 millones en 2017, es decir, que el 6,1 % de la población en la región padeció hambre el año pasado.

La organización especifica que el aumento producido en América del Sur se explica principalmente por la situación de Venezuela, en donde 3,7 millones de ciudadanos se ubicaron en un nivel de subalimentación entre 2015 y 2017, casi cuatro veces más que la cifra reportada de 2010 a 2012.

A nivel mundial, una de cada nueve personas sufrió de hambre en 2017, la cifra alcanzó los 821 millones; lo que implica un retroceso a los niveles de 2010.

La tendencia de crecimiento se debe, según la organización, al impacto de los conflictos, a los desastres naturales y al cambio climático. África volvió a ser el continente con la mayor prevalencia de subalimentación que afecta a un 20 % de su población.