Raúl Reyes, considerado el segundo al mando de las FARC, fue abatido en la madrugada de hoy en una operación conjunta de las Fuerzas Militares y de la Policía. Además del golpe mortal que significa esto para las FARC, la operación, en sí misma, es quizá la más completa en la historia de Colombia.

8 de enero de 2007. Inteligencia de la policía interceptó una comunicación en la que Raúl Reyes habló con otro guerrillero (a través de un radio de comunicaciones) sobre la intención de reunirse con una comisión de congresistas demócratas de Estados Unidos. En la conversación, el jefe guerrillero dijo que debían comprometer a los miembros de la bancada demócrata en el tema del intercambio humanitario. Reyes le hizo llegar, en secreto, el número de su teléfono satelital, a los congresistas estadounidenses. Ese fue su primer error.

Publicidad

20 de febrero. Hace solo 10 días, inteligencia del Ejército conoció que el comandante guerrillero estaba en la provincia de Sucumbíos, Ecuador.

Los agentes analizaron estas fotografías satelitales, tomadas por aviones espía extranjeros, de dos campamentos del frente 48 de las FARC que custodiaban a Reyes, en el sitio Santa Rosa en territorio ecuatoriano. Conocieron que el subversivo hablaba por el satelital ya identificado, pero no arrojaba las trazas de su ubicación. Reyes había apagado el teléfono.

El pasado miércoles, a las 11y 30 de la mañana, y luego de 9 días de espera, el investigador a cargo del monitoreo del satelital de Reyes, alertó que el objetivo había encendido nuevamente el aparato con la señal suficiente para determinar las coordenadas exactas de su ubicación.

Jueves, 6 y 30 de la mañana. El comando general de las Fuerzas Militares ordenó alistar las tropas.

Viernes, 29 de febrero. Los militares, por los sistemas de radiogoniometría de un avión Skymaster de inteligencia, ubicaron a Raúl Reyes en el sitio Granada, en territorio ecuatoriano, a 1.800 metros de la frontera.

A las 12 de la noche de ayer se reunió la cúpula militar en el Comando de Operaciones Conjuntas del Ministerio de Defensa.

12 y 20 de la madrugada. Aviones Súper Tucano del Comando Aéreo de Combate número 2 con sede en Villavicencio, realizaron una maniobra de ablandamiento y bombardearon el sitio donde se desplazaban Raúl Reyes, Julián Conrado y otros 16 guerrilleros. A las 2 de la mañana, por radio, los subversivos fueron oídos reportando que Raúl Reyes había resultado herido en su pierna izquierda. Luego la infantería de marina bloqueó el área general del objetivo. Cerca de las 4 de la mañana, cinco comandos de la Brigada de Fuerzas Especiales del Ejército, penetraron la zona, marcaron los movimientos de los guerrilleros y abrieron fuego. El resto del batallón de comandos penetró el área de enfrentamiento y abatió a los escoltas de Reyes cuando intentaban sacarlo, junto con su esposa Liliana López, hacia la población de San Miguel, en Putumayo.

A las 4 y 10 minutos de la mañana, un coronel del Comando de Operaciones Especiales del Ejército, confirmó al General Freddy Padilla de León, que Raúl Reyes había muerto.