853 millones de dólares es el monto que tendrá que pagar la petrolera estatal brasileña, Petrobras, luego de llegar a un acuerdo con Estados Unidos para que detenga las investigaciones que se adelantan en su contra por sobornos a políticos y desvió de dineros.  

En el acuerdo, la empresa se responsabilizó por los actos ilegales cometidos por algunos de sus exejecutivos; y Estados Unidos reconoció que la compañía fue víctima de los desvíos cometidos por dirigentes que ya fueron despedidos y están presos.

Del monto total, Petrobras pagará 85,3 millones de dólares al Departamento de Justicia de Estados Unidos, 85,3 millones de dólares a la Comisión del Mercado de Valores del mismo país y 682,6 millones de dólares a la Fiscalía brasileña, al ser el ente que descubrió los desvíos en el marco de la operación Lava Jato.