Colombia también avanza en tecnología médica. La piel y los huesos del marrano, además de deliciosos sirven para que los humanos puedan regenerar tejidos.