Ordóñez también será recordado por su particular forma de ejercer la función de garantizar el respeto a los derechos de todos los ciudadanos. Aunque el exprocurador siempre argumentaba que era hombre de leyes, sus actuaciones dejaban traslucir sus preferencias políticas.