El triunfo del No en las votaciones del plebiscito sacó a los jóvenes no sólo de la apatía que se reflejó en la jornada con el abstencionismo, sino que formó una corriente de opinión joven que no parará de manifestarse hasta que se concrete la paz. En Bogotá hay un movimiento de indignados que dice que no está dispuesto a salir sin paz de la plaza de Bolívar, pero en Medellín y otras ciudades hay manifestaciones que inclusive buscan a los responsables de esta crisis de la paz.