A la velocidad que se desarrolla la tecnología de grabación digital de imágenes, el camarógrafo tiende a desaparecer o, por lo menos, a trabajar más lejos de su aparato.