Ayer, 25 de octubre, los tres aspirantes a la Procuraduría presentaron ante la plenaria del Senado sus propuestas que definirán su plan de gobierno en caso de ocupar el cargo como jefe del Ministerio Público.

Ellos son: El exministro del Interior Fernando Carillo, ternado por el Consejo de Estado con 21 votos a favor respecto del exmagistrado Augusto Ibáñez que obtuvo 3 y 1 del vicecanciller Francisco Javier Echeverri. Carrillo fungió como jefe de esta cartera en 2011, se desempeñó como embajador de Colombia en España y fue ministro de Justicia durante el gobierno de César Gaviria. Su discurso se centró en la reconciliación de las víctimas, la protección de los derechos fundamentales de los colombianos y fue enfático, sin referirse en concreto al exprocurador Ordóñez, en no ejercer persecución política.

Por su parte la exmagistrada del Consejo Superior de la Judicatura, María Mercedes López, abogada, con doctorado en derecho de la universidad del Externado, es candidata a la Procuraduría por parte del presidente Juan Manuel Santos; ella se dirigió ante el Senado con argumentos más concentrados en una política de paz y posconflicto, “quiero ser la procuradora del posconflicto” enmarcando su posición como mujer de esta cartera.

Finalmente, exvicefiscal General, Fernando Perdomo, también encargado del ente acusador hasta la elección del actual Fiscal, Néstor Humberto Martínez, trabajó en la reglamentación de la Ley de Víctimas y en temas de justicia transicional. Fue ternado por la Corte Suprema de Justicia. Perdomo también se concentró en temas de paz, “quiero que las funciones de la entidad se vuelquen hacia la construcción de la paz que surja de este Congreso”, además fue enfático en el tema de reparación de víctimas y su derecho a conocer la verdad.

Publicidad

Hasta el momento las bancadas del partido Verde, La U, el partido Conservador, Cambio Radical, y el partido Liberal manifestaron su apoyo por el exministro Carillo y sus propuestas presentadas ante la plenaria. Se espera que el Centro Democrático se sume a los votos que garantizarían su elección.