El director ejecutivo de la Rama Judicial, Mauricio Cuesta, aseguró que el micrófono hallado en la oficina del magistrado de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, César Reyes, fue instalado por la empresa Compensar.

En una carta dirigida a la Rama Judicial, la empresa Santamaría, dueña del edificio donde funciona la Sala de Instrucción al norte de Bogotá, afirmó que los micrófonos hacen parte de un sistema de videoconferencias instalado por Compensar, antiguo arrendatario.

«Ellos mandaron instalar esos micrófonos como parte de un sistema de videoconferencias para mantenerse conectado con otras sedes a nivel nacional», indicó la rama.

Según Mauricio Cuesta, el micrófono en la oficina de Reyes estaba desconectado y sin conexión a ningún otro aparato.
Este lunes fue hallado un segundo micrófono en la oficina de un magistrado auxiliar del togado César Reyes similar al encontrado en el lugar de trabajo de este último.

Agentes del CTI de la Fiscalía hicieron una inspección al despacho del magistrado Reyes y certificaron que no hay más aparatos tecnológicos.

CM& también conoció denuncias de este magistrado, que investiga al senador Álvaro Uribe por supuesta compra de testigos, sobre drones sospechosos volando cerca de las instalaciones de la Sala de Instrucción de la Corte.

Por otra parte, la Corte Suprema aclaró que el allanamiento ordenado por la magistrada Cristina Lombana al batallón de Comunicaciones del Ejército en Facatativá, Cundinamarca, se hizo dentro de una investigación que se adelanta contra el expresidente Álvaro Uribe por denuncias del condenado hacker Andrés Sepúlveda.