En la mañana de este jueves, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López durante una intervención en la Cumbre por la Paz Territorial con autoridades locales y regionales, al ser preguntada por los periodistas sobre el tema de la contaminación ambiental, aseguró que no tiene controversia con los camioneros, sino con la contaminación del aire.

También expresó que desde su administración están renovando el 70% de la flota contaminante que tenía Transmilenio y el Sitp.

«Es obligación del Gobierno nacional y del sector transportador hacer la debida chatarrización y reemplazo de esa flota tan antigua y tan contaminante. El transporte de carga contribuye al 40% de la contaminación de Bogotá», agregó López.

La mandataria también recordó que al año cerca de 2000 personas mueren en la capital por enfermedades respiratorias relacionadas con la mala calidad del aire.

«La salud de los bogotanos es un derecho y no se negocia», aseveró.

La controversia se debe al Decreto 840 de 2019, el cual establece condiciones y restricciones para el tránsito de vehículos de transporte en Bogotá, para así reducir el impacto de contaminación y accidentalidad.