Después de viajar más de dos millones de kilómetros, la sonda espacial OSIRIS-REx de la NASA, llegó al asteroide Bennu, donde se espera que estudie la composición del cuerpo celeste y luego vuelva a la tierra con una pequeña muestra de su superficie.

La NASA informó que la nave, lanzada el 8 de septiembre de 2016, orbitará el asteroide en lo que se conoce como la fase survey, donde irá trazando un mapa de su superficie que ayudará a seleccionar un sitio seguro y fructífero para recoger una muestra.

Se espera que OSIRIS-REx emprenda su viaje de regreso en el 2021 y llegue a la tierra en el 2023.