Parte del triunfo olímpico de Mauricio Valencia, campeón en Río de lanzamiento de jabalina, se debió al diseño de su silla de ruedas en Palmira, Valle.