Uno de los edificios emblemáticos del centro de Bogotá, entre la plazoleta de El Rosario y el parque de Santander, volvió a tener vida luego de que el club que allí funcionaba cedió su espacio a una universidad.