La Universidad Distrital no tiene rector hace dos años ni cuentas claras desde hace más. La Veeduría examinó los libros de su gestión y descubrió que hay déficit de soportes en la ejecución de su presupuesto.