Las estaciones de Cúcuta y el resto del departamento tienen un cupo mensual de 10 millones de galones entre gasolina y ACPM, la demanda en esta región del país se disparó en los últimos días de tal manera, que los conductores pueden tardar hasta una hora para tranquear sus vehículos y el cupo se está agotando en forma vertiginosa.

Alberto Moros, directivo de estaciones de servicio en Cúcuta, indicó que “ante la crisis en el vecino país por la falta de combustibles, la torta ahora se volteo, quienes están llevando gasolina colombiana de contrabando son los venezolanos, y los pimpineros en Cúcuta la están revendiendo”.

Por su parte, el conductor Gerson Gómez, aseguró que “este panorama de largas colas para echar gasolina no se veía en Cúcuta desde hace varios años”.

La gasolina que se vende en Cúcuta es subsidiada por ser zona de frontera y el galón tiene un costo de 7.200 pesos. En Norte de Santander se necesitan mensualmente 13 millones de galones,  hay un déficit de 3 millones que era  solucionado con el combustible venezolano de contrabando.