La Judicatura mandó a la casa por un mes sin remuneración a la magistrada que se tomó 74 días libres en tres años. El fallo, explican es el primero en una cadena de 36 expedientes por ausentismo y retraso que cursan contra ella y que comenzaron a fallarse.

La magistrada del Tribunal Superior de Medellín, Gloria Patricia Montoya, recordada porque adicionales a sus vacaciones, en los últimos tres años se tomó 74 días de permiso, un promedio de 25 días por año, fue visitada en su despacho por el presidente de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura

Esta semana se tomó decisión en uno de los 36 expedientes que hay en contra de la magistrada.

El fallo ordena retirarla del cargo durante un mes porque cometió una falta grave hace cinco años, en 2013.

La medida es por la mora en la revisión de cinco procesos que sus colegas magistrados le presentaron para su pronunciamiento, pero la magistrada Montoya se quedó con los expedientes en su despacho hasta cincuenta días calendario cuando el término establecido por la norma es de máximo dos días hábiles laborales.

Le podría interesar: Procuraduría intervendrá en caso del defensor público acusado de violencia doméstica

La magistrada Montoya dijo que los problemas de salud de su grupo familiar retardaron su trabajo, pero los cinco procesos por los que es sancionada entraron a su despacho cuatro años después de las hospitalizaciones de sus familiares.

A septiembre de 2017 la magistrada Montoya tenía 379 procesos represados, algunos hasta con doce años sin tomar decisión. El motivo de esta visita hace parte de otro expediente que sería fallado después de Semana Santa y que traería una nueva sanción.