Sin armas y vistiendo camisetas completamente blancas y pantalones civiles, los guerrilleros de las Farc están invitando a la que llaman Gran Vigilia por la Paz y la Reconciliación en once departamentos. Hay víctimas, organizaciones políticas y sociales que se unirán a ellos en sus campamentos, que ya están adaptados para el efecto.