Rangel reconoce que las Farc y el Gobierno Nacional deben cambiar la manera de negociar y que no se hicieran los de “los oídos sordos” frente a los mensajes de la oposición.