En su pueblo natal de Auya, el mausoleo que albergaba la tumba de Saddam Hussein es ahora un cúmulo de ruinas y cemento, y un profundo misterio rodea el paradero de los restos del exdictador.

Teorías tales como que nunca fue removido de su tumba, fue trasladado a Jordania o que nunca murió y en vez de a él ahorcaron a un doble.

El Hashd, que tiene la custodia del mausoleo, asegura que fue destruido “por la aviación iraquí” ya que, según responsables de esta formación, yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), que ingresaron en Auya en 2014, habían colocado a francotiradores en los techos y acosaban a las fuerzas iraquíes que vinieron a desalojarlos.

El jeque Al-Nida no cree en esta versión, pese a que “no sabemos nada de Auya desde que tuvimos que irnos, en contra de nuestra voluntad”. “La tumba fue abierta y luego dinamitada”, dice.

Canal1.com.co / AFP.