El general Rito Alejo del Río purgaba una pena de 25 años por la muerte del campesino Marino López en Cacarica, Chocó. En la JEP se espera que hable de lo que le consta de la colaboración que la Brigada 17 a su mando le brindó al grupo de Carlos Castaño para su campaña de terror de 1997 desde Urabá hasta Mapiripán, Meta, y el secuestro de Piedad Córdoba y, dos años después, en la inteligencia militar de Bogotá, en relación con el crimen de Jaime Garzón y otros que habría ordenado el Bloque Capital de las Autodefensas.

Las comunidades afrodescendientes de Cacarica, Chocó, la misma que vivió el asesinato de Marino López, el 27 de febrero de 1997, y por el que fue condenado a 25 años de cárcel al general en retiro, Rito Alejo del Rio, confiaron en que ya al recuperar su libertad, cuente la verdad ante la Jurisdicción Especial para la Paz.

Los representantes de las víctimas recordaron que el crimen de Marino se cometió durante la operación Génesis que dirigió Rito Alejo del Rio, como comandante de la brigada 17 y que contó con la complicidad de los paramilitares del bloque Élmer Cárdenas.

Explicaron que la comunidad le pide al general que vaya hasta Cacarica, en son de paz y reconciliación.

“Como el convivir una semana en la comunidad en zonas humanitarias y comparta de manera privada esa verdad que no se conoce. Con base a las capacidades del de una cátedra de construcción de paz o doctrina imitar de paz”, dijo Rojas.

Señalaron los representantes de las víctimas que el general tiene mucho que contar y que en la justicia ordinaria no le tuvieron en cuenta algunas de sus declaraciones.

Publicidad

Sin embargo, Rito Alejo del Rio está siendo investigado por la Masacre de Mapiripán, por el crimen del periodista Jaime Garzón, el secuestro de Piedad Córdoba, la masacre de Septiembre Negro. Procesos en lo que los relacionan con grupos paramilitares.

Luis Guillemo Pérez del Colectivo de Abogados indicó que “sale en libertad ahora vícitmas como las de Mapiripán, Caño Jabón, esperan es que diga la verdad que no pretenda convertirla en la JEP en un instrumento de impunidad y mentiras.

Las víctimas sostienen que es mejor que Rito Alejo del Río cuente la verdad y no esté en la cárcel encubriendo a sus superiores.

Noticias UNO