Según el Banco Interamericano de Desarrollo, el mal gasto en el sector público en América Latina es tan exagerado que costaría unos 220.000 millones de dólares al año, un monto suficiente para acabar con la pobreza extrema en la región.

En el informe, Mejor Gasto para Mejores Vidas, la entidad aconseja gastar de forma más inteligente y calcula que el costo de la ineficiencia en compras gubernamentales, en la nómina del sector público y en trasferencias que no llegan a su destino, alcanza el 4,4 % del PIB regional.

Argentina encabeza el listado en el cálculo de ineficiencia mientras que Chile y Perú muestran mejor calidad en el gasto público. En el caso de Colombia, el BID lo ubicó como el quinto país de la región en el que más se pierde por ineficiencia en el gasto.