Este fin de semana fue estrenado ‘Leaving Neverland’, el documental que narra los presuntos abusos sexuales de los que fueron víctimas James Safechuck (41) y Wade Robson (36) por parte del Rey del Pop, Michael Jackson.

El impacto a nivel mundial por el estreno de esta cinta, dirigida por el británico Dan Reed y emitida por HBO, ha sido inmenso, y no es para menos, los descarnados detalles que ambos hombres cuentan sobre los abusos y las prácticas sexuales a las que eran sometidos, cuando apenas eran unos niños, son repulsivos.

El documental, dividido en dos partes, inicia con el testimonio de James, un niño de nueve años, estadounidense, a quien Jackson lo conoció durante un comercial de Pepsi.

James Safechuck y Michael Jackson durante un vuelo. Foto: Leaving Neverland.

Después de invitarlo a su casa en Neverland, el cantante le enseñó a masturbarse, pues según el artista, esto los uniría aún más. Los abusos hacia James duraron 10 años. El hombre cuenta cómo llegó a manipular hasta a su familia para que le permitieran dormir con él, e inclusive llegó a instalar campanillas chinas en la entrada de la habitación, para que los alertaran sobre la entrada de algún tercero.

“Me llegó a regalar joyas a cambio de favores sexuales, e incluso hizo un ritual de unión”, reveló James.

“Me encontraba completamente enamorado de él”, añade.

El segundo testimonio es el del australiano Wade Robson, un pequeño genio del baile, de tan solo cinco años, que veía a Michael Jackson como un héroe. Después de practicar miles de veces el baile de Thriller frente al televisor, su mamá decidió inscribirlo en una competencia en donde fue el rotundo ganador. El premio: conocer al Rey del Pop. Así fue como el pequeño bailarín logró asistir a un concierto e inclusive bailar en el escenario junto a la estrella estadounidense.

Publicidad
Wade Robson y Michael Jackson. Foto: chanell 4

Dos años después, durante un viaje a Estados Unidos, los padres de Wade se comunicaron con Jackson y este los invitó a su mansión. Tras compartir un fin de semana, Michael decide enviar a los progenitores a un viaje al Gran Cañón y logra convencerlos de que dejen al niño con él. Ahí empezaron los abusos.

“Cada vez que estábamos juntos me abrazaba, me besaba en la boca y nos hacíamos sexo oral”, explicó Wade.

Así sucedió durante siete años, cuando el niño entró en la adolescencia fue olvidado y echado a un lado por Jackson.

La manipulación hacia los niños era muy fuerte “nadie entenderá nuestro amor”, «las mujeres son malas”, “si cuentas algo, ambos iremos a la cárcel”, solía decirles.

En el 2005, James y Wade hicieron parte de los testimonios que defendían a Jackson y desmentían las primeras denuncias por abuso sexual hacia este. Hoy en día, los dos hombres luchan contra la depresión y la ansiedad, derivadas de esconder por tantos años este secreto. 

Solo hasta que ambos cumplieron los 30 años, estuvieron listos mentalmente para contarle al mundo que ellos también fueron abusados.

Comentarios positivos y negativos

Las reacciones mundialmente no se han hecho esperar, el diario británico ‘The Guardian’, afirmó:

Solo toma alrededor de dos minutos, en este documental, de cuatro horas, para darse cuenta de que el legado de Michael Jackson nunca volverá a ser el mismo” 

 A su vez, museos y grandes marcas han decidido dejar de exaltar la imagen del artista. Este mes, el Museo de los Niños de Indianápolis dejó de exhibir un guante, un sombrero y un póster del Rey del Pop. Al mismo tiempo, Louis Vuitton eliminó su colección inspirada en Jackson.

Sin embargo, las criticas también han aparecido, el hecho de que solo se escuche los dos testimonios de los hombres ha generado un mar de dudas. Ante esto, el director del filme explicó que él mismo corroboró ambas historias. 

Por su parte, Paris Jackson, hija del cantante, afirmó que apoyará los esfuerzos de su familia por limpiar el nombre de su padre.

Carolina Morales