El Congreso sesionó el día de los Santos Inocentes y aprobó la ley de amnistía en medio del modo vacaciones en el que ya estaba la mayoría.

Más allá de que la mayoría no vestía la tradicional corbata y muchos tenían regalos en las manos, la jornada fue extraordinaria por su desarrollo un día en el que era minoría los colombianos que estaban trabajando.