El juez noveno penal con funciones de control de garantías negó la medida de aseguramiento solicitada por la Fiscalía al curador urbano número 1 de Cartagena, al representante legal del edificio Lucas Tamayo y al arquitecto Claudio Restrepo señalados por la presunta construcción irregular del edificio Aquarela.

Al curador urbano se le imputaron los delitos de prevaricato por acción y urbanización ilegal. El togado consideró que el funcionario otorgó las licencias con soportes normativos y por lo tanto no podía existir reproche contra la decisión dada.

Asimismo, señaló que no es cierto que la construcción se estuviera realizando en área de influencia del Castillo San Felipe tal y como lo aseguró la Fiscalía.

Respecto a las otras dos personas a quienes la Fiscalía le había imputado los delitos de daño a los recursos naturales y urbanización ilegal, el juez aseguró que no se ha verificado el impacto negativo porque nunca hubo toma de muestras.

Cabe resaltar que el proceso seguirá y será  un juez contencioso que determine si esas resoluciones se ajustaban a la ley.