El ex congresista Lizcano pasó por los primeros exámenes médicos, que revelaron múltiples enfermedades como: leptospirosis, anemia, desnutrición y deshidratación, a esta hora el ex congresista se encuentra recluido en la Fundación Valle de Lili, junto a sus familiares.

El ex congresista Oscar Tulio Lizcano se escapó junto al guerrillero Alias ‘Isaza’, de 26 años de edad, ante la presión de las fuerzas militares.

Luego de ser encontrados por la Brigada XIV del Ejército, el presidente Uribe anunció que alias Isaza será recibido por el Gobierno de Francia y se le entregará una recompensa “el gobierno de Francia aceptaría a tenerlo a usted allá. Yo consulté. ¿Usted aceptaría irse?, yo como Presidente creo que es bueno. Estoy seguro de que allá lo ayudarán para su tratamiento en el ojo” explicó Uribe.

Ante los medios de comunicación alias Isaza informó como hizo para escaparse de sus compañeros de las FARC, “La fuga la emprendí el pasado jueves 23 de octubre y fueron tres días en la selva tratando de buscar al Ejército, El grupo no se dio cuenta cuando salí, luego ellos nos persiguieron pero no nos encontraron” –  “La decisión de abandonar el grupo la tomé hace unos 15 días, cuando siento la presión del Ejército, aguanto hambre y trasnochando. El doctor Lizcano estaba muy enfermo y no había duda que iba a morir allá. La comisión estaba muy dejada y olvidada y por eso decidí volarme”

Después de 3 diás de escape hombres de la Brigada XIV del Ejército, encuentran a Lizcano y al el gerrillero alias ´Isaza´,  en el corregimiento del Palmar de Varela en el departamento del Chocó.

Lizcano quien llevaba 8 años en poder de la guerrilla de las FARC y presentaba  un grave estado de salud. Aunque las autoridades reportaron  que el político se encuentra anímicamente bien y será remitido a la clínica Valle de Lili en el departamento del Valle del Cauca para una completa evaluación medica, Al parecer entró en shock cuando supo que estaba liberado.

Primeras declaraciones del ex congresista Óscar Tulio Lizcano

“Deben de comprender de pronto mi incoherencia por la falta del ejercicio de la palabra, toda vez que no podía hablar ni comunicarme con ninguno de los guerrilleros que me custodiaban.

Yo le decía al Ministro algo que leí, de Homero, en La Odisea: la vida está por encima de cualquier riqueza guardada, decía Homero.

Pero quiero hacer propicio, en este cansancio, el agradecimiento, ante todo, a la persona que tuvo la valentía, el valor de salir conmigo, ya un viejo que me encontraba muy enfermo, el comandante que tuvo esa decisión.

Pero también sobre todo a una política nacional, en cabeza del señor Presidente, a quien hago también propicia la oportunidad, porque él jugó un papel importante para el rescate de mi hijo Juan Carlos, que estuvo secuestrado hace tres años.

Igualmente, al Ministro de Defensa, que lo que dijo es cierto. No le quito una coma. Lo mismo al Ejército Nacional: la presión fue mucha. Y la valentía de uno jugársela toda para poder salvar la vida.

Al General Montoya, lo que decía en las ‘Memorias de Adriano’: me satisface lo humano, porque yo encuentro aquí todo, encuentro hasta la eternidad. A ellos, al Ejército Nacional y a esa Base Militar que encontramos, que encontré, después de esa marcha, que me caía, con los pies hinchados, en medio de una dura, dura selva.

A esa Base Militar Cobra, a esa ofensiva como arroparon, muchas gracias al Ejército.

¿Qué lo mantuvo vivo durante muchos años?

Ah, mi Barquerita (su esposa Martha Arango de Lizcano). Me duele porque se me quedaron las 20 últimas poesías que le había escrito

¿Qué mensaje les manda decir a La Barquerita y a Mauricio que lo están escuchando?

¿Qué les puedo decir? La emoción que no la puedo sostener. Esa mujer ustedes saben quién ha sido para mí. Todos los días los mensajes. A lo último no tenía radio ya de tanta marcha, de comer cogollo de palma y cañahuate en la selva.

¿Siempre estuvo solo?

Siempre estuve solo. Vigilado.

Un mensaje para los secuestrados.

¿Qué les puedo decir? Ánimo, ánimo, que si yo hice este esfuerzo tan grande, que, por Dios, tengan la moral. Yo iba para nueve años. Y yo sé que ellos van a salir. Van a gozar de la libertad. Yo estoy convencido de eso. Yo me sentía a veces desfallecer y tuve el valor de jugármela toda, porque sabía que me iban a fusilar.

Prueba de supervivencia de Óscar Tulio Lizcano Noviembre10 de 2001

 

Pruebas de supervivencia  Óscar Tulio Lizcano de Enero 21 de 2004 y 27 de Diciembre 2003