Anoche la Fiscalía capturó en Soacha a uno de los presuntos implicados en el reclutamiento de los jóvenes para los grupos paramilitares. Sin embargo, por un tecnicismo, fue puesto en libertad.

El primer capturado por la desaparición forzada de las 23 víctimas halladas en una fosa común en Ocaña, Norte de Santander, fue puesto en libertad anoche por un juez de garantías de Soacha, Cundinamarca.

El fiscal general Mario Iguarán, le reveló a Noticias Uno que ayer la fiscal de la Unidad de Derechos Humanos identificó al primer presunto responsable de los hechos con base en fotografías y testimonios.

Según el informe que recibió el fiscal general, la funcionaria, amparada en el nuevo código penal, hizo lo que se conoce como una captura excepcional y llevó al sospechoso ante el juez de garantías de Soacha para legalizarla.

En Norte de Santander fueron legalizadas otras tres capturas, por concierto para delinquir por nexos con las águilas negras.

Según el fiscal general, el paro judicial no solo tiene en problemas los procesos de los desaparecidos de Soacha y el palacio de justicia, sino también los de violaciones, corrupción y narcotráfico.