Cinco militares acusados de asesinar al hermano de la detenida ex congresista Eleonora Pineda y presentarlo como guerrillero, quedaron en libertad.

A pesar de que hay muchos indicios de la responsabilidad de los uniformados en el crimen y sobre ellos pesa resolución de acusación, salieron por vencimiento de términos.

Mario Miguel Pineda Pérez, hermano de la ex congresista Eleonora Pineda, fue reportado como muerto por la XI Brigada del Ejército, durante un combate en octubre de 2005, con tropas del Batallón Junín en Tierralta, Córdoba.

Días después, aparecieron varios testigos que le dijeron a la Fiscalía: que tanto el hermano de la ex congresista como su acompañante Luis Fernando Orozco, no murieron en ningún combate, sino que fueron ejecutados en forma extrajudicial.

En seis de abril del año pasado la Fiscalía llamó a juicio a cinco militares por homicidio en persona protegida: al sargento Flavio Sánchez, al cabo Albeiro Vargas, y a los soldados Carlos Posada, Miguel Solano y Dairo Yeneris Silva y por encubrimiento al teniente Alberto Figueredo.

Los implicados apelaron la resolución de acusación, decisión que quedó en firme a finales del año pasado. Pero como entre diciembre y mayo transcurrieron seis meses y el juicio no se inició, la Sala Penal del Tribunal Superior de Montería les concedió la libertad.

Publicidad

La Unidad Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía no se explica por qué en el juzgado especializado de Montería dejaron vencer los términos, tratándose de un caso de homicidio en persona protegida y en el que según la investigación, las víctimas aparecieron baleadas por la espalda y los involucrados intentaron alterar la escena del crimen.