El proyecto de ley del expresidente Álvaro Uribe con el que se busca otorgar una prima adicional a los trabajadores de menores ingresos, conocido como la prima para la canasta familiar o prima Uribe, fue adelgazado ¡y de qué manera!

La iniciativa, que planteaba inicialmente el pago de una prima especial a quienes ganan hasta tres y medio salarios mínimos, unos $ 2.900.000, cambió radicalmente: ahora se plantea que este beneficio se pague exclusivamente a quienes devenguen hasta 1,5 salarios mínimos (cerca de $ 1.243.000); mejor dicho, que solo beneficiaría a la mitad de los trabajadores previstos. Pero, además, solo se pagará esta prima a los trabajadores que demuestren que están realizando estudios universitarios o carreras técnicas; esta fue otra liposucción, es decir, menos de la mitad de la mitad.

El adelgazamiento al proyecto es tan radical que hasta cambió de nombre, ya no se llama prima para la canasta familiar, ahora se denomina prima para la productividad. Hasta esta noche, a esta hora, casi las diez, el senador Uribe no ha dicho ni que sí ni que no.