La Sala Plena de la Corte Constitucional envió al Congreso de la República la sentencia que aprobó con algunas modificaciones el Estatuto de la Oposición que otorga derechos a grupos políticos independientes, que se declaren en oposición, iniciativa que fue incluida en el Acuerdo de Paz.

Deberá ahora el Congreso recoger las firmas de los presidentes y secretarios de Cámara y Senado, para que sea sancionado por el presidente de la República y entre así en vigencia el próximo 20 de julio.

Precisamente, la sentencia que fue enviada al Congreso obliga al Estado a garantizar el cumplimiento de una serie de derechos a organizaciones políticas que se declaren en oposición, como financiación estatal, acceso a medios de comunicación, acceso a información oficial, participación en mesas directivas de plenarias de las corporaciones públicas de elección popular, entre otros.

El estatuto también le permite a la oposición participar en la Comisión de Relaciones Exteriores y en la sesión donde se discuta la propuesta del plan de desarrollo.

Además, establece que los candidatos a la Presidencia y a la Vicepresidencia de la República que queden de segundos en las elecciones tendrán derecho a una curul en el Senado y en la Cámara de Representantes.