El aguacero que cayó ayer, 28 de octubre, sobre Bogotá, traspasó el debilitado techo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional.

Un video grabado por los estudiantes de diseño gráfico muestra que mientras estaban en clase ayer a las 2 de la tarde, el agua caía sobre ellos como si estuvieran en descampado.

El chaparrón también inundó los edificios de Derecho, Ciencia Política, Ingeniería Civil, Biología, Ciencias Naturales y Artes Plásticas.

Hace tres meses Noticias Uno publicó una nota sobre el grave deterioro estructural que sufren más de dos decenas de edificios de la Universidad Nacional.

Publicidad

La denunciante de entonces, representante estudiantil Sara Abril, habló de nuevo con nosotros.

Pese al riesgo de derrumbe que, según estudios de hace cuatro años, tienen las sedes de unas carreras, tal como el edificio 301 de bellas Artes, se siguen usando para dictar cátedra.

Cuando Noticias Uno divulgó el primer informe, en agosto, el director encargado de la Unidad de medios de la universidad, hoy vicerrector Jaime Franky Rodríguez, nos envió una carta en que se quejaba del presunto “daño causado a la imagen y prestigio de la institución” por haber revelado el deterioro de la planta física universitaria. Pero el problema no parece residir en la difusión de los retos que enfrenta el centro estudiantil sino en su falta de presupuesto para invertir en la reconstrucción y reparación de sus edificaciones.

El vicerrector agregó que la rectoría, a cargo de Ignacio Mantilla, ya conformó una comisión que próximamente rendirá un informe para establecer los recursos que se necesitan con el fin de salvar físicamente el campus universitario más importante del país.