La tecnología hace posible que los indígenas puedan tener el acuerdo de La Habana en su propia lengua, aunque ésta no sea escrita.