La Organización Mundial de la Salud urgió a los laboratorios a desarrollar los nuevos antibióticos porque los existentes, por el abuso de sus consumidores, ya no están cumpliendo su función terapéutica.

Las enfermedades infecciosas como la Tuberculosis que según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud matan a unas 250.000 personas cada año, tiene en jaque a los médicos por su resistencia a los antibióticos que existen actualmente.

La OMS alertó que el mundo se está quedando sin antibióticos para atender enfermedades infecciosas, a causa de la falta de inversión e  investigación para combatir a las bacterias que se volvieron inmunes a estos medicamentos.

De los 51 nuevos antibióticos que están en etapa de ensayo clínico solo ocho son innovadores y podrían bloquear y destruir a las bacterias inmunes, pero el resto solo sirve en el corto plazo.

Ante esta escasez el Organismo Sanitario de las Naciones Unidas aseguró que impulsará una inversión urgente para temas de investigación para desarrollar nuevos tratamientos que ayuden a combatir las enfermedades infecciosas.

Algunos países ya han prometido hacer aportes de más de 56 millones de euros para este trabajo para empezar el proceso de investigación para estar preparados para combatir las epidemias que pueden llegar con blindaje.

Noticias UNO