Generalmente se piensa que una persona que bosteza se está durmiendo… Pero hay un hallazgo científico sorprendente:

El bostezo es un mecanismo para poner en alerta al cerebro.