A días de haber asumido la Fiscalía, el nuevo jefe del ente investigador, Néstor Humberto Martínez, empezó a bajar cabezas.

Al menos la mitad de los fiscales de mayor rango fueron notificados de que serán cambiados de puesto y dos altos funcionarios de la era Montealegre fueron retirados de la entidad.