Poco a poco los rastros de la guerra en algunas ciudades de Siria van desapareciendo, es el caso de Kobane, al norte del país árabe.

Estas son algunas de las aéreas que todavía muestran las consecuencias de la guerra por el ataque del Estado Islámico.

La ciudad de Kobane, hace 5 años, estuvo tomada en el 85 % por los radicales islamistas y solo un puñado de combatientes finalmente aguantó y fue capaz de cambiar el ritmo de la guerra.

Los sectores que todavía muestran las huellas de la guerra en Kobane, parecen más el resultado de un gran terremoto, que de la presencia y del ataque del Estado Islámico.

Ahora se observa el renacer de una ciudad, por ejemplo, con el mercado de juguetes para los niños de Kobane, algunos de ellos huérfanos de la guerra.

5 años después, se observan numerosos sitios de construcción que van abriendo sus puestas, así como locales.

Tal vez las tres principales enseñanzas que nos deja esta ciudad en su reconstrucción son: el respeto a la democracia, el enfoque de género y la ecología, esto ha logrado construir un nuevo modelo que les ha permitido resurgir de las cenizas.